Domingo 12 junio del 2022

CUANDO VENGA EL ESPIRITU DE LA VERDAD LOS GUIARA HASTA LA VERDAD PLENA (PENTECOSTES)

SAN JUAN 16, 12-15

Por José Ramón Argumedo

En aquel tiempo Jesús dijo a sus discípulos: “Aún tengo muchas cosas que decirles, pero todavía no las pueden comprender. Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los irá guiando hasta la verdad plena, porque no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que haya oído y les anunciará las cosas que van a suceder. Él me glorificará, porque primero recibirá de mi lo que les vaya comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho que tomará de lo mío y se lo comunicará a ustedes”.

El evangelio constituye la revelación que nos introduce en el misterio de la Santísima Trinidad, donde las tres personas divinas lo comparten todo para un mismo propósito que es llegar a una verdad plena, formando así una sola divinidad.

El Espíritu de la Verdad ya había sido anunciado en los evangelios anteriores, lo cual culminó en su venida el día de Pentecostés que coincidía con la celebración de los judíos, que era llamada fiesta de cosecha de las primicias y que posteriormente la celebración se refería al día en que la Ley había sido recibida por Moisés en el monte Sinaí, cincuenta días después de la salida de Egipto. Era una fiesta muy concurrida a la que venían judíos de muchas partes del mundo.

Jesús sabe que la misión que le había encomendado su Padre estaba llegando a su fin y que el tiempo se le estaba terminando por lo que dice a sus discípulos que todavía tiene muchas cosas más que decirles, pero que no estaban preparados para comprenderlas. Como sabemos Él había escogido gente sencilla, como pescadores y otros oficios que no conocían de las cosas divinas, y que no obstante, que habían escuchado su palabra y visto muchos signos o milagros, haciendo las obras de su Padre, no lograban tener un comprensión completa, porque su enseñanza era muy profunda y además requería de un cambio drástico de vida, en la manera de pensar y actuar. Debido a esto muchos de los que lo seguían prefirieron alejarse o abandonarlo.

En muchas partes del evangelio de san Juan encontramos ejemplos de su falta de entendimiento no solo de la palabra de Jesús sino también de las profecías de las Sagradas Escrituras a través de los profetas relacionadas con la venida del Mesías entre las que podemos mencionar: la entrada triunfante de Jesús montado en un burro, la venida del Mesías de origen divino, la humillación, tortura y condenación del justo, asimismo el verdadero significado de la muerte y resurrección de Jesús. Entre algunas de las citas del evangelio de san Juan relacionadas podemos mencionar: Jesús les dice: *Destruyan este templo y en tres día lo levantaré*, Jn.2, 19, cuando resucitó de entre los muertos sus discípulos se acordaron de sus palabras y creyeron; en otro pasaje les dice: *El que come de mi carne y bebe de mi sangre tiene vida eterna*, Jn. 6, 54, algunos de sus discípulos decían que ese lenguaje era muy duro o difícil de entender.

Jesús se compadece de ellos y les dice que les enviará el Espíritu de la Verdad o Espíritu Santo, el Paráclito como lo llama san Juan, que significa Consolador, para que sientan que no estarán solos, por su ausencia física, y para que les vaya dando entendimiento y sabiduría, y los vaya guiando hasta lograr el conocimiento pleno de la verdad, porque Él no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que haya oído y haya tomado o recibido de Jesús, y que al mismo tiempo pertenece al Padre, por ser un solo Dios. “Yo y el Padre somos uno”, Jn.10, 30. Es el Espíritu Santo quien abrirá sus mentes para comprender su origen divino y de todo lo que les había enseñado en su vida pública sobre el mandamiento nuevo del amor a Dios y al prójimo, el servicio, la misericordia, asimismo comprender el misterio de su pasión, muerte y resurrección para la salvación del mundo y retornar al proyecto inicial de la inmortalidad para todo aquel que creyera en Él.

Sus discípulos recordaron y lograron entender muchas cosas hasta que Jesús fue glorificado a la hora de su muerte y por el Espíritu Santo cuando fue enviado; “Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo de hombre”, Jn. 12, 23. “Padre glorifica tu nombre. Vino entonces una voz del cielo: Le he glorificado y de nuevo le glorificaré”, Jn.12, 28. Jesús habla que el Espíritu de la Verdad lo glorificará cuando les comunique a los apóstoles la verdad de todo lo que ha tomado de ÉL, es la voz de Jesús, para que lleven su palabra a todas las naciones hasta el fin de los tiempos.

Este es el gran mensaje que nos envía Jesús para comprender sus enseñanzas, pero primero necesitamos convertirnos y confiar en que el Espíritu Santo estará con nosotros y nos ayudará en nuestras dificultades y a entender la verdad plena de su palabra, si nosotros lo invocamos. Entregarnos con fe y aceptar que nuestra capacidad o comprensión humana es limitada ante la grandeza de Dios para entender sus designios, que la verdad de los hombres proveniente del mundo no se compara con la sabiduría divina del Creador que es luz y verdad. Dios es el dueño de la verdad absoluta y la sabiduría desde la creación del universo; solo ÉL conoce los secretos de su creación y el propósito para el cual hizo todas las cosas del universo.

Es lo que muchas veces nos sucede cuando leemos la palabra de Dios, contenida en la Biblia, que le damos nuestra propia interpretación a nuestra conveniencia, nos resistimos a pedir la ayuda del Espíritu Santo para que nos guie e ilumine, ya sea por creernos capaces o por ser arrogantes a aceptar nuestras limitaciones ante los demás, por la terquedad de no aprovechar la sabiduría de Dios.

Dios está más allá de nuestra realidad y racionalidad, pero se hace accesible en la persona de Jesús que nos lleva al Padre. Debemos ser humildes y dejarnos llevar por El Espíritu de Dios para que nos transforme y nos permita entender su palabra que es la verdad para dirigir nuestras vidas y hacer la voluntad del Padre para glorificar a Dios. Pidámosle el don de Entendimiento y Sabiduría del Espíritu Santo para que nos de la capacidad de comprender y poner en práctica el verdadero mensaje de su Palabra que nos conduzca a la eternidad y gozar el Reino de los cielos.

Por José Ramón Argumedo

Domingo 12 Junio del 2022